Cuidamos de tu Belleza

Cita -1ª consulta- Info

Tienda online
Pide cita
FINANCIACIÓN
Bellezzia clínicas estéticas
Hilos tensores, el lifting sin cirugía. Indicaciones, tipos y sus beneficios

Hilos tensores, el lifting sin cirugía. Indicaciones, tipos y sus beneficios

31 Octubre 2018

 

Los hilos tensores –también llamados mágicos– son una técnica de medicina estética que tiene como finalidad crear una tensión en la piel para evitar que se vea flácida, disimular las pequeñas arrugas, o elevar ciertas partes del rostro o del cuerpo; además, ayuda a generar la producción de colágeno y elastina, lo que mejora el aspecto y la sujeción de los tejidos, y activa la microcirculación de la zona, aumentando la síntesis de colágeno y la regeneración de las células.

Este tipo de intervención se realiza de manera ambulatoria, con una pequeña dosis de anestesia local, de una forma rápida y poco invasiva y con una recuperación inmediata. Por ello, desde hace algunos años se ha puesto de moda como alternativa al lifting, que sí requiere la entrada en un quirófano, y cuya vuelta a la normalidad conlleva más tiempo.

Para conseguir los objetivos descritos se utilizan unos filamentos quirúrgicos que se colocan por debajo de la piel y que no se aprecian a simple vista. Estos hilos tienen su origen en Japón y son utilizados para realizar suturas internas, pues una de sus principales características es que son reabsorbibles y biocompatibles. Al igual que ocurre con los hilos convencionales, los hay de diferentes grosores y longitudes –dependiendo de la zona a tratar, si es facial o corporal–, pero también se diferencian según el material del que están hechos, o su forma.

 

TIPOS DE HILOS TENSORES

 

Entre los hilos tensores más usados, según nos ha contado la Dra. Petra Vega, presidenta de la Sociedad Española de Medicina Estética (SEME), están los de polidioxanona (PDO) o de ácido poliláctico, en cuanto al material con el que están hechos, y la diferencia entre ellos está en su duración. Los de PDO son absorbidos en unos tres meses y sus efectos duran entre nueve y 12 meses, mientras que los polilácticos son reintegrados por el organismo en unos seis meses, y sus efectos se mantienen entre un año y medio y dos años.

 

Tipos de hilos tensores

 

PRECIOS DE LOS HILOS TENSORES

 

El coste aproximado que tiene este tratamiento estético varía en función de la cantidad, la longitud, el tipo de hilos, y la marca escogida. La Dra. Vega nos ha explicado que van desde los 10 a los 50 euros la unidad, los lisos, y entre los 30 y los 125 euros en el caso de los espiculados. Recuerda siempre elegir un centro cualificado con médicos especializados en esta técnica, y no dejarte llevar por un precio bajo.

 

INDICACIONES DE LOS HILOS TENSORES

 

Los hilos tensores pueden ser utilizados tanto en el rostro como en la zona corporal y dependiendo de su uso tendrán una longitud variable. Entre las afecciones estéticas para las que más se utiliza este tipo de tratamiento están:

  • * Elevar las mejillas.
  • * Disimular las patas de gallo, surcos nasogenianos o las líneas de marioneta.
  • * Estrechar el mentón.
  • * Mejorar el perfil de la mandíbula.
  • * Reestructurar la zona orbito-malar (alrededor del pómulo).
  • * Estrechamiento y elevación de la nariz.
  • * Elevación de las cejas.
  • * Disimular la papada o el doble mentón.
  • * Mejorar el aspecto del cuello.
  • * Dar luminosidad a la piel.
  • * Rejuvenecer el aspecto de manos y pies.
  • * Tratar la flacidez en los brazos, piernas, o glúteos.

 

El número de hilos que se requieren para cada caso varía según el tipo de piel y la afección que se quiera tratar. La Dra. Petra Vega, presidenta de la Sociedad Española de Medicina Estética (SEME), nos indica que la zona que más se trata es la del tercio medio inferior, donde se suelen utilizar unos 30 –que se colocan perpendicularmente para crear un tejido en malla que retenga la piel–, o unos tres espiculados por cada lado, o sea, seis en el total del rostro inferior.

En cuanto a otras zonas como, por ejemplo, el cuello, la Dra. Vega estima que de promedio suelen usarse unos 30 hilos finos y seis espiculados, aunque recuerda que depende del problema estético del paciente y su tipo de piel. Existen casos en los que estos filamentos tensores no van a conseguir los efectos deseados, y por tanto no se recomiendan, por ejemplo, en pieles gruesas con mucha caída o, en el caso contrario, pieles muy finas, en las cuales se transparentarían los hilos tras su colocación.

 

COMO SE COLOCAN LOS HILOS TENSORES

 

La colocación de los hilos tensores parece sencilla, pero no lo es. Siempre debe llevarse a cabo por médicos especialistas en medicina estética que manejen esta técnica. Es también muy importante conocer el origen de los hilos que se vayan a utilizar, y por ello debes solicitar su etiqueta de trazabilidad, que te indicará que han pasado unos controles médicos, que son aptos para el organismo, y que se disuelven sin problemas.

 

Cómo se colocan los hilos tensores

Son muchas las zonas faciales que se pueden tratar con hilos tensores de una manera natural.

 

El primer paso para colocar los hilos tensores es limpiar la piel para evitar posibles infecciones, después se suelen realizar mediciones y se dibujan líneas para conocer por donde deben pasar para conseguir el efecto deseado. Una vez se tenga todo previsto, se aplica o inyecta la anestesia local, y cuando no haya sensibilidad se procede a introducir las cánulas que contienen los filamentos tensores.

Una vez insertado por completo este pequeño tubo, se retira, y quedan los hilos tensores dentro de la piel. En el caso de los espiculados, el profesional médico procederá a tirar poco a poco de los hilos para que queden anclados a la piel en la posición deseada. Por último, se recorta el sobrante y se limpia la zona de entrada. Este tratamiento suele realizarse en una única sesión, que dura entre 30 y 40 minutos, y una vez se terminan los efectos, puede repetirse las veces que se quiera, pues no existe ninguna restricción al respecto.

 

BENEFICIOS DE LOS HILOS TENSORES

 

Los hilos tensores están siendo usados tanto por hombres como por mujeres que desean tener una piel más luminosa o firme sin necesidad de pasar por el quirófano, y sin apenas riesgos. Entre los beneficios de los hilos mágicos están:

  • * Se colocan mediante un procedimiento mínimamente invasivo.
  • * Reafirman la piel de una manera más disimulada, sin cicatrices.
  • * Las sesiones son de apenas 30 minutos de duración.
  • * Solo se suele necesitar una sesión para cada zona.
  • * No se requieren cortes, lo que permite hacer vida normal después de salir del centro.
  • * Mejora el aspecto de la piel aumentando la cantidad de colágeno.
  • * Los hilos tensores no se notan, aunque pueden ser apreciables al tacto las primeras  horas después de la intervención, hasta que comienzan a reabsorberse.
  • * Los efectos de los hilos mágicos se mantienen incluso después de haber sido absorbidos, pues el colágeno y elastina que generan dan lugar a colágeno nuevo de mejor calidad.
  • * Se pueden combinar con otros tratamientos, como la mesoterapia facial, la aplicación de bótoxácido hialurónico o radiofrecuencia, entre otros.

 

CONSEJOS Y CUIDADOS DE LOS HILOS TENSORES

 

Los hilos tensores empiezan a reabsorberse pocos días después de ser insertados en la piel, de hecho: “el hilo va a ser disuelto y reabsorbido mucho tiempo antes de que sus efectos acaben. Ese colágeno nuevo, mucho más sano y fuerte que hemos fabricado, poco a poco, y en función de las características y el metabolismo de esa persona, la nutrición, los cuidados que haga a su piel, la exposición al sol o al tabaco, le durará más o menos”, explica la Dra. Petra Vega, presidenta de la Sociedad Española de Medicina Estética (SEME).

Los hilos tensores no suelen romperse, aunque en algunos casos puede suceder al traccionar de ellos para colocarlos en la consulta. Cuando esto ocurre, simplemente se extrae y se vuelve a insertar uno diferente. Otro de los posibles riesgos que nos ha indicado la Dra. Vega es que, en muy raras ocasiones, tras varios días después del tratamiento, el hilo no se integra de manera correcta, por lo que empieza a expulsarse por la incisión; en esos casos se debe acudir de nuevo a la clínica para quitar el filamento problemático y reemplazarlo.

Tras los 30 minutos aproximados que dura la colocación de los hilos tensores el paciente puede volver a su vida normal

Después de la sesión de hilos tensores, es normal que las personas sientan tirantez en la zona tratada, pero no hay que preocuparse, pues es normal y la sensación desaparecerá en poco tiempo, cuando se comiencen a integrar. A su vez, es normal que se noten, de manera minúscula, las incisiones por las que se han insertado los filamentos, aunque esta pequeña marca desaparecerá en un par de días.

Hilos tensores
Los primeros días se recomienda dormir boca arriba para mejorar la eficacia de los hilos tensores.
 

Durante aproximadamente la primera semana, es recomendable evitar gesticular de manera excesiva, toser o estornudar muy fuerte, o masticar alimentos duros, de esta manera se reducirá el riesgo de que los filamentos mágicos puedan moverse de lugar. También se aconseja dormir boca arriba los primeros días, hasta que comiencen a reabsorberse los hilos tensores.

Fuente: SEME 2018  para Bellezzia clínicas estéticas