Cuidamos de tu Belleza

Cita -1ª consulta- Info

Tienda online
Pide cita
FINANCIACIÓN
Bellezzia clínicas estéticas
El bronceado sano no existe - Habitos para evitar el cáncer de piel

El bronceado sano no existe - Habitos para evitar el cáncer de piel

21 Agosto 2018

Todos los años, por estas fechas, suenan nuevas voces de alarma ante aristas recién descubiertas sobre la radiación solar. Aprovecharnos de esta gran fuente de energía vital, sin incluir en el paquete su lado oscuro, es una difícil ecuación que hoy pasa por aprender un nuevo vocabulario que incluye términos como luz visible, radiación infrarroja, E-Eye, antioxidantes... y grabarnos a fuego que hay que ponerse crema recurrentemente mientras el sol esté en el cielo. Pero esto podría no ser suficiente. Isabel Aldanondo, jefa de Dermatología del Hospital Quirón San José, afirma que "el bronceado sano no existe". Tan tajante, que es como para preocuparse.

El suspenso en cultura solar es consentido y manifiesto. Según los datos del informe Buenos hábitos al Sol, de Heliocare 2018, realizado por Cantabria Labs entre más de 3.700 españoles, casi el 98% de la población es consciente de que los malos hábitos cuando se expone al sol pueden derivar en un cáncer de piel. Sin embargo, el 94% solo utiliza fotoprotectores cuando está de vacaciones en la playa o en la montaña y no, por ejemplo, cuando realiza actividades al aire libre. Y lo peor: el 40% no los reaplica a lo largo de la jornada. El cate es generalizado e incomprensible.

Según la Skin Cancer Foundation, uno de cada 25 varones blancos desarrollará un melanoma, mientras que en las mujeres afectará a una de 42. La Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV) y todas las instituciones mundiales del mismo ámbito insisten en que el 90% de los casos de cáncer de piel son inducidos por la exposición a la radiación solar. Más claro: se pueden evitar. Y hay nuevas armas.

Un SPF más alto no siempre es mejor (y los rayos UV no son los únicos enemigos)

Una cuestión que corrobora Adam Geyer, dermatólogo norteamericano experto en Oncología cutánea y asesor de los laboratorios Khiel’s, quien añade que los rayos UVA y B (los que combate el SPF) no son los únicos enemigos: algunos principios activos y ciertos contaminantes ambientales producen radicales libres, unos átomos o grupos de átomos que se dedican a robar electrones a moléculas estables, desencadenando una reacción que destruye nuestras células.

VITAMINA C: UN ANTIOXIDANTE ESENCIAL

Los mecanismos de defensa endógenos frente a los radicales libres no son suficientes para combatir las agresiones diarias. "Los antioxidantes tópicos  ingeridos son esenciales en la lucha contra el deterioro celular", afirma Ana Flórez-White, dermatóloga del Mount Sinai Medical Center de Miami. "El más eficaz es la vitamina C formulada en forma de ácido ascórbico (otras menos eficaces son el fosfato de ácido ascórbico, magnesio, etcétera); en concentraciones óptimas (del 10% al 20%) y en una solución con ph ácido (entre un 2 y 3.5) si se trata de un uso tópico".

Hay que buscar nuevos ingredientes en las cremas. Según la dermatóloga María Vitale, directora médica de Cantabria Labs: "Se estima que el 55% de estos radicales pueden reducirse con el uso adecuado de un fotoprotector de amplio espectro que incorpore antioxidantes específicos y reparadores del ADN mitocondrial y nuclear para frenar el daño ya hecho y acumulativo en la piel".

La luz y la temperatura también queman

Sí, el calorcito, al que nadie encontraba más defecto que el sudor, es otro villano que hay que vigilar. Se sabe desde 2008 a partir de un estudio de la Universidad de Düsseldorf, Alemania, que demostró por primera vez en un test in vivo los daños de la radiación infrarroja A. "Supone el 56% de las que llegan a la tierra", explica Vitale ,"y aceleran el fotoenvejecimiento cutáneo al agravar los efectos de los UVA y B, degradando los fibroblastos, responsables de la formación y mantenimiento de las fibras de colágeno y elastina" Montserrat Pérez López, dermatóloga de la Clínica Dermatológica Moragas, corrobora: "Los IR-A no se conforman con llegar hasta la dermis o quemar la epidermis, sino que penetran hasta la capa más profunda de la piel, la hipodermis". Veredicto: su capacidad de fotoenvejecer la piel es mayor. Por decirlo de un modo más gráfico, se cargan las fibras de colágeno más ocultas, las arrugas son más profundas y la acidez más patente. Tampoco son precisamente bondadosos con las manchas, las fotoalergias o las fototoxias.

La luz visible no se queda corta: su incidencia sobre la aparición de manchas y melasma quedó patente tras un estudio realizado por las fotodermatólogas de la Sociedad Brasileña de Dermatología (BSD) Ana Carolina Handel y Luciane Bartli Miot. Que un cosmético nos escude de los IR-A y la luz visible no es aún tarea sencilla: hay pocas fórmulas que hayan demostrado mediante estudios in vivo que son capaces de conseguirlo. "Por esa razón debemos comprobarlo en el etiquetado, o preguntar al dermatólogo", explica Aldanondo.

"La ropa es más fiable que las crema"

Para muchos expertos, una de las herramientas más útiles para protegernos es la fotoprotección UPF, siglas que miden la capacidad de fotoprotección de un tejido. Son un recurso perfecto para cubrir las inquietas pieles infantiles, las afectadas por fotoalergias o fototoxias, las que son candidatas al melanoma o aquellas que por edad o coquetería huyen de las manchas y las arrugas. "Desde mi punto de vista", afirma la dermatóloga Isabel Aldanondo, "la ropa fotoprotectora es más fiable que los filtros tópicos, ya que solo hay que ponérsela para estar protegido y no entran en juego variables como la de aplicar la cantidad suficiente de producto, reaplicarlo frecuentemente, estar mucho tiempo en el agua, el sudor...". Estas prendas ya se venden en las grandes tiendas dedicadas al deporte y a un precio tan asequible como el de un traje de baño tradicional.

Además, existen aditivos para el detergente de ropa que aumentan la fotoprotección de las prendas convencionales (siempre que sean de fibras naturales: algodón, lino, lana fría, etcétera) hasta el equivalente a un SPF 30, cuando una camiseta de algodón tradicional solo alcanza un 5. "Son productos muy útiles y fiables", argumenta Vitale, "son biodegradables y absolutamente inocuos y están avalados por la Skin Cancer Foundation". El más conocido es SunGuard, unos sobrecitos que se echan directamente a la cubeta del jabón y resisten en la prenda hasta 20 lavados.

TAMBIÉN PODEMOS PROTEGERNOS EXFOLIANDO LA PIEL

"La población ignora que cada día cualquiera de nosotros fabrica o desarrolla un cáncer de piel debido a la mutación en las células epidérmicas inducidas por las radiaciones UV. Por suerte, la proteína p53, un vigilante inmunológico, destruye este inicio". Son palabras de Julián Conejo-Mir, jefe de Dermatología del Hospital Virgen del Rocío de Sevilla. ¿Y cómo podemos estimular esa proteína protectora? "En 2003 se descubrió que un de ácido salicílico, glicólico o pirúvico, la estimula, de manera que aumentamos nuestras defensas cutáneas frente al cáncer". Según el catedrático de la Universidad de Sevilla, "las estrategias para evitar el cáncer deberán cambiar en el futuro próximo y será igual de obligado seguimiento las normas de protección solar que conocemos hoy, como las aplicaciones de cremas con efecto peeling".

Fuente: Buenavida - Agosto 2018 - EL PAIS